Hacer más fácil la lectura usando bien las fuentes

Hacer más fácil la lectura usando bien las fuentes

Más del 90% de la información de una web está escrita, por lo tanto es obvio que deberemos de controlar a la perfección esta disciplina, tanto gráfica como estructuralmente.
Debemos de saber cómo distribuir toda esa información, dando relevancia a lo importante, sabiendo destacar lo imprescindible de lo demás, para que el usuario pueda encontrar con facilidad lo que busca.

Factores como la escalabilidad de la tipografía, el uso de bloques de texto, titulares, subtítulos o pies de fotos, son factores que un diseñador web tiene que tener muy presentes cuando se enfrenta ante un nuevo diseño.

Es cierto que tenemos una limitación a la hora de elegir las fuentes que vamos a usar, por lo tanto, quizás sea mejor asimilar esto y preocuparnos de cómo mostrarlas y no de que tipografía usar. Sea cual sea la fuente elegida, tenemos que pensar en usarla de modo que el contenido de la página sea para el usuario como una interface, igual de lógica y usable. Titulares lo suficientemente grandes, destacados y descriptivos, las categorías bien localizadas, etc… De este modo el usuario podrá moverse por el contenido de igual manera que si se tratase de un menú.

Cuando leemos un periódico online, usamos el menú en un segundo plano, nos dedicamos a mirar por encima los titulares, cuando uno nos atrae, pinchamos sobre él y leemos el artículo, entero o por encima, mediante sus subtítulos, negritas, etc…

Es labor del diseñador hacer agradable esta lectura, y una de las herramientas más útiles que tenemos, son los espacios en blanco, tanto para dar un interlineado o para separar ideas, no hay nada peor que enfrentarse a una página llena de letras sin puntos a parte ni espacios en blanco. La sensación es de agobio y produce un rápido abandono por parte del usuario.

Ejemplos de texto en forma de interface, los podemos ver además de en periódicos online, en portales como google, ebay, Flickr,… y si ellos lo hacen…

Debemos de dar el tamaño y espacio suficiente a nuestras tipografías, para provocar una lectura en horizontal y no en vertical.

Un titular debe de tener siempre mayor tamaño que un subtítulo y este ser también perfectamente distinguido del texto que le acompaña. De un simple vistazo debemos de saber apreciar la ubicación de estas tres etiquetas de texto.

El uso abusivo de la negrita, también provoca el efecto inverso a su propósito. Debemos de usar la negrita cuando sea necesario, para destacar una palabra. Un buen uso de la negrita, puede hacer que nos hagamos una perfecta idea del contenido de un párrafo sólo con leer esas palabras destacadas, pero  siempre sin abusar. Esto mismo es aplicable a los demás elementos, como la cursiva, el punto y aparte,…

Columnas demasiado anchas son difíciles de leer, por eso mismo se aconseja usar una media de 10 palabras por línea, de ese modo se facilita la lectura.

En definitiva, debemos de tener en cuenta,

  • el espacio en blanco,
  • el tamaño,
  • la puntuación y
  • el peso de los textos

para poder dar al usuario una atractiva y usable lectura de nuestros textos.

Podéis encontrar más información en este blog, en los siguientes artículos:

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0